Sandy

Crecí convencida de que mi abuelo Modesto Abraham tenía un ojo de color verde y el otro de color azul debido a que en sus épocas de estudiante leía y practicaba el violín a la luz de las velas. No había entonces corriente eléctrica permanente en Soledad, Atlántico. Anoche al regresar a casa luego de trabajar después de cuatro días de inactividades comerciales me encontré con la oscuridad reinante producida por el huracán Sandy en Nueva Jersey. La casa estaba iluminada solo por la luz de la luna y las velas en la mesa del comedor, pensé en mi abuelo, si escribo ahora se me cambiara el color de mis ojos? Mejor escuchar la radio. Luego de cuatro días de seguir las transmisiones de radio, de escuchar a cientos de periodistas informando desde el lugar de los hechos, de saber que Sandy ha causado tanta muerte y desolación, me acorde también de mi tía Beatriz que escuchaba todas las noche la serie de Kaliman y su amigo Solin. Era todo un ritual, el cigarrilo, la Coca-cola en botella pequeña, ella sentada en el mecedor de madera y silencio total. La radio tiene su encanto y lo acabo de descubrir gracias a Sandy, puedo imaginar la destrucción narrada por los rescatistas y sobrevivientes de Atlantic City, Far Rockaway y la intensidad de las llamas del incendio que destruyó 111 casas...

Read More