Un chocolate muy especial cuento escrito por Eva María Riber Herráez

Un chocolate muy especial cuento escrito por Eva María Riber Herráez

Hace un par de semanas, mientras andaba de vacaciones en mi ciudad natal, me encontré frente a un dilema que pensé nunca iba a enfrentar. Mientras le ayudaba a mi hermana de cuatro años a cepillarse los dientes, después de su jornada escolar, ella muy inquieta decidió detenerse para comentarme uno de sus pensamientos. Yo me quedé en silencio a lo que ella dijo: “Hermana, me da tanto pesar de los niños negros; de la gente negra ¿Por qué son así?” Mi instinto hizo que inmediatamente sintiera rechazo por su  comentario y lo único que pude decirle fue “Sigamos cepillándonos y más tarde hablamos”.

La primera pregunta que vino a mi mente fue, ¿Cómo  explicarle a un niño las diferencias raciales? Me sentía confundida, y lo que menos quería era confundirla a ella por mi falta de información. Decidí pues comenzar la búsqueda en internet para ver casos similares, pero ante la vasta cantidad de resultados termine por diseñar mi propio plan, el cual, arrojó resultados muy satisfactorios.

Lo primero fué buscar elementos en su habitación que le generarán un sentido de referencia. En este caso, como ella reconocía una gran variedad de princesas a través de la televisión tomé algunas de las que había en su habitación y comencé a dibujar sus rasgos más característicos en diferentes hojas de papel. Pocahontas, La princesa y el sapo y, Mulán sirvieron como referente.

Seguidamente organicé, en el comedor de nuestra casa un espacio temático en el que ella se sentía plenamente a gusto. Libros con personajes con evidentes diferencias raciales se esparcían a lo largo de la mesa. Celia Cruz y su música me ayudó igualmente a hacer más clara mi explicación.

En un pedazo de papel le escribí “Todos los seres humanos somos iguales y merecemos respeto”, así le di la bienvenida a mi hermana que ansiosa se preguntaba qué era lo que estaba preparando para ella.

Para completar nuestra dinámica implementé un creativo video llamado “Un chocolate muy especial” ganador, del Concurso Internacional de Cuentos Cortos para la Educación en Valores de 2009, creado por la Asociación Mundial de Educadores Infantiles. La clara narración le permitió a mi hermana comprender por qué la tez morena se acopla a los variados climas calientes.

Por último dispuse un recipiente lleno de dulces como incentivo a su labor. Después de casi dos horas de charla, juegos, videos y lectura, mi hermana terminó por entender que cada ser humano es diferente y que debe ser tratado  con dignidad. “No los debo llamar ni morenitos, ni blanquitos sino que debo llamarlos por su nombre”, me dijo.

Los niños a edades tempranas tienen una fuerte tendencia a expresar directamente lo que ven. La información visual es divulgada sin ningún tipo de restricción, es por ello que se debe ser cuidadoso al momento de explicar temáticas sociales tan delicadas como lo son las diferencias raciales. Otro factor importante a la hora de analizar los comentarios de un niño es indagar de dónde se generó inicialmente su inquietud, por lo que es necesario preguntarnos ¿Quién pudo influir en su punto de vista? ¿Tuvieron los medios de comunicación alguna incidencia? ¿Cuál es el círculo social del niño?

Paciencia, acompañamiento y amor conforman los elementos claves para enseñarles a los pequeños la importancia de la aceptación mutua entre seres humanos.

Un chocolate muy especial