Facetas multicolores de viajar en tren en NY

FB_IMG_1472300561727Blanca Irene Arbelaez

Viajar en el tren en cualquier parte del mundo para algunos pasajeros es un verdadero placer, para otros una necesidad y medio colectivo de llegar a sus lugares de trabajo, citas o simplemente matar el tiempo de ocio. Si los turistas no son cuidadosos al abordar el tren, puede ser que no lleguen al sitio deseado, pues Nueva York posee uno de los más grandes sistemas de metro en todo el mundo en numero de estaciones y longitud en kilómetros.

Habrá siempre alguien dispuesto a ayudar, pero a veces los afanes de la agitada ciudad en las horas, no da tiempo para dar respuestas y explicaciones. Así mi consejo es conseguir un mapa de las rutas en una de las estaciones de tren, son gratis y fácil de entender.

Últimamente hay teléfonos de ayuda, hay unas luces azules que son visibles para identificarlos. Se debe tener en cuenta de algunos cambios debido a construcción de reparación en algunas estaciones de tren, en los muros se ponen los avisos, especialmente los fines de semana siempre hay cambios y es cuando muchos se confunden.

Asegúrese de tener la tarifa exacta en monedas si es para subir al bus o la tarjeta bien sea limitada o ilimitada para el bus o tren. No se le ocurra colarse o pasar en sándwich con otra persona, la multa puede ser desde $100 dólares en adelante o cárcel si no tiene con qué pagar, además queda registrado en las cámaras, porque, aunque usted no las vea, hay cámaras por todos lados.

Evítese dolores de cabeza. Le conviene comprar la MetroCard ilimitada si piensa hacer más de un viaje, en cada estación de tren hay cabina para comprar o dispensario donde con su tarjeta de banco crédito o débito, también en efectivo, puede comprar la tarjeta por una semana o mensual, dependiendo la necesidad.

Recuerde que, si está en Manhattan y se dirige hacia El Bronx o Queens, debe tomar el tren que diga “Uptown”, si va para Brooklyn o el bajo Manhattan, debe decir Downtown, esto siempre y cuando se encuentre en pleno centro de Manhattan, porque si están en Queens y va para Manhattan, debe tomar el tren que diga Downtown.

Esté atento cuando el operador del tren anuncie las paradas en cada estación, aunque a veces no se les entiende nada, mejor fíjese bien en el mapa, lleve siempre presente la dirección donde desea llegar y no se quede dormido.

Demuestre cultura al subirse al tren, espere a que se bajen los pasajeros, no les bloquee el paso, algunos son muy irritables, claro que si ve que se va a cerrar la puerta y va a perder el tren, un impulso suave y entre como sea, lo mismo al salir.

Al bajar o subir las escalas en las estaciones, no corra tanto, tranquilo, a menos que se le esté quemando la casa o haya olvidado la estufa prendida, de ser hacer así, cargue siempre un celular y llame a alguien que le ayude con eso, familiar, amigo o al 311 teléfono de emergencia, si tiene problemas estomacales, en la mayoría de las estaciones grandes hay baños, si no hay, entonces bájese y busque un restaurante de McDoanlds, no tiene que consumir nada para usar el baño.

Recuerde que hay trenes las 24 horas, deje el estrés y espere el próximo tren si lo dejó por estar viendo los rascacielos o viendo las locuras de esta ciudad.

Si lleva bolsas o mochilas en la espalda, tenga cuidado de no molestar o empujar a alguien. Tampoco ocupe un puesto para sus paquetes, es molesto e ilegal os demás se quieren sentar.

No se quede mirando a nadie fijamente, no se busque problemas, hay gente de más de 125 países, diferentes culturas y usted no sabe qué problemas tienen y lo pueden tomar como que usted se está burlando.

Mire con disimulo o entreténgase leyendo los avisos. Esté preparado para dar monedas a los que suben a cantar, bailar o hacer su Metro Show, también los que actúan y se suben a pedir para el niño enfermo o cualquier otra excusa. Personalmente me quedo dormida, ¡qué pena!…

No dispute el puesto, sea consciente y generoso con aquellas personas que de verdad deben ir sentados bien sea por sus condiciones físicas, ancianos o embarazadas.

Por más cómodo que le parezca el tren, no abra las piernas a 180 grados de forma que ocupe dos asientos. Esté listo también para percibir toda clase de olores, desde perfumes finos hasta de fluidos del cuerpo en estado de grave enfermedad.

Por último si le parece muy incómodo montar en tren y bus, pague taxi, rente un carro o llame a Uber (una empresa internacional de red de transporte privado que facilita transporte privado) también puede optar por caminar y de paso hacer ejercicio. Feliz viaje…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *