Carlos Fuentes en el Instituto Cervantes de Nueva York - Noviembre 2011

Carlos Fuentes en el Instituto Cervantes de Nueva York – Noviembre 2011 – Foto NYD

Fue un lluvioso día de noviembre del 2011, cuando Carlos Fuentes hablaba de la evolución de la lengua castellana como vaso comunicante de las culturas hispanoamericanas y contaba muy elocuentemente la responsabilidad de los escritores de su generación espantando los fantasmas de los temas prohibidos, abriéndoles paso a los nuevos talentos.

Revisando un video del escritor mexicano Carlos Fuentes, seis meses antes de morir, descubro que sus palabras son la apertura del legado literario de los escritores del Boom a las nuevas generaciones, “que pueden escribir de lo que quieran”.

Así lo expresó Carlos Fuentes en una tertulia realizada el 22 de noviembre del 2011 en el Instituto Cervantes de Nueva York, durante la presentación de su libro La Gran novela latinoamericana.

Desde su niñez traspasa las fronteras viviendo en diferentes continentes, viajando por el mundo, conversando en diferentes idiomas y escribiendo diariamente. Muere el 15 de mayo del 2012 en Ciudad de México.

El autor de La muerte de Artemio CruzAura y otros éxitos de librerías mostró su pasión por la novela histórica, por la influencia de Miguel de Cervantes Saavedra en la literatura universal y por la forma como “Cervantes se convierte en el creador de la novela”.

En ese viaje histórico Cervantino y de las civilizaciones Aztecas y el México prehispánico, el escritor también mencionó la influencia de Sor Juana Inés de la Cruz a la literatura hispanoamericana. “Es un milagro en una sociedad de prohibiciones, Sor Juana Inés de la Cruz se convierte en una de las poetas más amada de las Américas. Ella supo manejar la Fe, el amor y los temas de la vida humana”.

“Sin duda es la mamá de todos nosotros”, concluyó.

En su relato Carlos Fuentes abarcó temas históricos, pasajes de sus grandes amigos literatos y bohemios que marcaron un hito en el mundo de las artes. “Viviendo en México y por muchos años me reuní con Luis Buñuel todos los viernes de tres a siete de la noche para conocer la historia del siglo XX”.

 Y el conversatorio fue tan íntimo que el mexicano nacido en Panamá habló sobre cenas en París con Gabriel García Márquez y Pablo Neruda, además de encuentros del PEN en Nueva York con Juan Carlos Onetti.

Todos estos personajes que rodearon la vida de Carlos Fuentes estabán vivos en su extraordinaria memoria, de la cual hizo alarde esa noche de otoño en Nueva York, la gran mayoría de sus colegas han fallecido pero sus historias se repiten, al igual que su filosofia de vida, que perdura en el tiempo gracias a esas imágenes de su última presentación en el Instituto Cervantes.

En noviembre del 2011 Carlos Fuentes estaba promocionando La gran novela latinoamericana, pero ya tenía otra novela en producción,  titulada Federico en el balcón, que fue lanzada poco tiempo después de su fallecimiento.

A pesar de la gran influencia en su obra de los escritores norteamericanos William Faulkner y John Dos Passos, Fuentes reconoció que  el libro preferido, el más leído por él, después de El Quijote de Cervantes, es la novela de aventuras clásicas de Alejandro Dumas, El conde de Montecristo.

El quince de mayo es el primer aniversario de la muerte de Carlos Fuentes,  figura del Boom latinoamericano y escritor e intelectual de talla mundial.

Video de Carlos Fuentes

 

Carlos Fuentes en el Instituto Cervantes de Nueva York - Noviembre 2011

Carlos Fuentes en el Instituto Cervantes de Nueva York – Noviembre 2011

 

Carlos Fuentes 3