Reabre la Estatua de la Libertad

 

Estatua de la Libertad Foto Nueva York Digital
Estatua de la Libertad Foto Nueva York Digital

Por Jacqueline Donado

La Estatua de la Libertad reabre sus puertas este 4 de Julio luego de culminar los trabajos de rehabilitación, tras los destrozos sufridos por el huracán Sandy. La gran dama de la bahía de Nueva York, con 127 años, es más que un destino turístico para los inmigrantes que la admiran como símbolo de libertad.

El 29 de octubre de 2012, Sandy tocó las costas de Nueva York, causando daños por más de cincuenta millones de dólares en las dos islas que conforman dos de los destinos turísticos más importantes de la Gran Manzana: Liberty Island y Ellis Island. Desde entonces fueron suspendidos todos los paseos turísticos a la isla y ahora reabre con bombos y platillos y un sistema de gran seguridad  que incluye cámaras de reconocimiento facial instaladas por el gobierno federal.

La ceremonía de reapertura será a las diez de la mañana y estará presidida por el alcalde de Nueva York Michael Bloomberg y el senador democrata por Nueva Jersey Robert Menendez.

Han pasado muchos años desde que el gobierno de Francia se la regaló a Estados Unidos el 28 de octubre de 1886,  en celebración del centenario de la Declaración de Independencia. Los visitantes la describen como la liberación iluminando el mundo por las oleadas de inmigrantes europeos que entraron a Nueva York a través de Ellis Island, ya que era el primer aviso de tierra.

Ellis Island gran salón de espera a los inmigrantes permanecerá cerrado para la temporada de reapertura de la Estatua de la Libertad. Foto Nueva York Digital
Ellis Island gran salón de espera a los inmigrantes permanecerá cerrado para la temporada de reapertura de la Estatua de la Libertad. Foto Nueva York Digital

En su reapertura se ofrece un nuevo atractivo: varias cámaras instaladas a la antorcha que captan la envidiable vista de los rascacielos y bahía de Nueva York, acondicionadas con el ‘reconocimiento facial digital’ donde convergen todos los rostros de las personas que han sido “tags” en internet.
El monumento ha superado los embates de la naturaleza, el decaimiento y resurgir del parque, el cierre de la estación migratoria por la clausura del puerto de Ellis Island y luego por los ataques terroristas del 9/11, y continúa siendo hoy el destino más visitado en Nueva York. En 1984 fue declarada Patrimonio de la Humanidad.
Hace 127 años las leyes migratorias en los Estados Unidos eran diametralmente opuestas a las actuales. Las oleadas de inmigrantes europeos llegaban a Ellis Island luego de navegar y admirar la gran estatua que alcanza los 93 metros de alto desde el suelo hasta la antorcha siempre iluminada.
El proceso de entrada era menos riguroso y los guardias de inmigración se concentraban más en la salud de los recién llegados que en los documentos de embarque de los buques que los transportaban.
Actualmente, Ellis Island y la Estatua de la Libertad son la meta del peregrinaje de millones de inmigrantes a los Estados Unidos, y ha adquirido un simbolismo más profundo entre los indocumentados.
Anualmente, la junta de conservación de las dos islas otorga reconocimientos a la contribución de los inmigrantes a Estados Unidos; entre los hispanos que han obtenido ese honor están Gloria y Emilio Estefan en 2009.
Luego de 127 años de salvaguardar la bahía de Nueva York la Estatua de la Libertad se prepara para recibir a millones de visitantes en este verano del 2013. El símbolo de la libertad continuará albergando los sufrimientos y sueños de miles de inmigrantes en el mundo.

Miles de turistas de preparan para la reapertura de la Estatua de la Libertad. Foto Nueva York Digital
Miles de turistas de preparan para la reapertura de la Estatua de la Libertad. Foto Nueva York Digital


Viaje en ferry

A partir de las nueve de la mañana del jueves,  4 de julio 2013, la Estatua de la Libertad recibe la ola de visitantes que buscan celebrar el día de independencia en el icónico lugar. Los únicos ferris autorizados para atracar en la isla parten del fuerte Clinton en el Bajo Manhattan y desde el Liberty State Park en Jersey City, Nueva Jersey.
En esta temporada los visitantes tendrán acceso a visitar la corona de la estatua, en su punto más alto y desde allí se podrán apreciar las increíbles panorámicas de la bahía de Nueva York, las costas de Nueva Jersey y la hoy cerrada Ellis Island, en donde opera el Museo de los Inmigrantes.
El viaje en ferry es corto y se recomienda tomar las fotografías de la estatua desde la embarcación que bordea a la gran dama antes de atracar en el muelle, utilizado única y exclusivamente por los barcos autorizados por el gobierno, luego de que todos sus pasajeros han sido revisados, manteniendo el protocolo  utilizado con  los viajeros aéreos.
El precio de los boletos oscila entre los 12 a los 24 dólares. Para comprar los boletos y conocer más detalles puede visitar http://www.statuecruises.com/

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *