Es fácil compartir la diversión de un día especial regalando, a las personas que quiere, dulces más saludables que son una alternativa diferente a los populares dulces en forma de corazón.

11798_aPO

Olvídese de los costosos chocolates, vinos y flores. Para demostrar que realmente le importa, conviértase en Cupido y regale a su ser querido dulces saludables hechos con jugosas sandías. Naturalmente recubiertas en color rojo vibrante acorde a la celebración, el uso de esta fabulosa fruta en las recetas añade color a cualquier celebración del Día de San Valentín, ya sea grande o íntima.

Dulces realizados con sandía que hacen agua la boca
Para una golosina elegante y exclusiva, sirva masas finas preparadas con sandía dulce, almendras confitadas y su glaseado favorito. Haga que los niños participen en la cocina, prepare magdalenas de sandía para darle un nuevo toque a ese clásico tan apreciado. Puede servirlas con un glaseado de piña y queso crema, los niños disfrutarán ayudando con la decoración de estas encantadoras delicias.

Si realmente quiere ganar sus corazones, talle una canasta con forma de labios y corazón. Llénela con todas las frutas favoritas de sus seres queridos y obtendrá un despliegue lleno de color y frescura que devorarán en un santiamén. Recuerde, no existe mejor muestra de afecto que ofrecer regalos comestibles hechos por unos mismo. Para obtener otras dulces ideas, visite www.watermelon.org.

A los corazones les encanta la sandía

Además de agregar color y variedad a la dieta de su familia, la sandía tiene otros beneficios. Aquí algunas razones que son saludables para su corazón:

  • El programa de certificación “Heart-Check Mark” de la Asociación Americana del Corazón certifica que el melón fresco posee una baja cantidad de grasas saturadas y colesterol. 
  • La sandía es la principal fuente de un aminoácido llamado citrulina que se encuentra en las frutas y vegetales. La citrulina puede ayudar a mantener el flujo sanguíneo del corazón y la función cardiovascular.

Canasta con forma de labios y corazón

1 o 2 sandías ovaladas, largas y sin semilla
Tabla para cortar
Marcador verde de borrado en seco
Cuchillos de cocina y de pelar
Cuchara parisina
Moldes para galletas de diversas formas (forma de corazón, X y O), si lo desea
Pinchos de madera
Palillos de dientes
Fresas
Frutas para preparar el relleno de ensalada de frutas
Tazón grande y cuchara

Lave la sandía en agua corriente fría y seque. Sobre la tabla de cortar, coloque la sandía sobre un lado y corte de 1/4 a 1/2 pulgada del extremo del tallo teniendo cuidado de no cortar demasiado profundo sobre la parte blanca de la cáscara para obtener una base sólida.

Con el marcador, dibuje una línea festoneada alrededor de la circunferencia de la mitad de la sandía. Use el cuchillo de pelar para cortar a lo largo de la línea del marcador, luego separe las dos mitades. Use la cuchara parisina para vaciar la sandía para su base.

Corte la mitad superior de la sandía a la mitad y use el marcador para dibujar un par de labios grandes en una mitad. Use el cuchillo de pelar para cortar los labios. Cuando tenga la forma general, talle con cuidado la cáscara. Use el cuchillo de pelar para darle una forma más definida a los labios.

Corte el resto en rebanadas de 1/4 de pulgada de ancho y corte corazones, X y O, u otras formas, sin cáscara.

Sujete los labios a la parte superior de la base con pinchos de madera y palillos de dientes.

Corte fresas en rebanadas de 1/4 de pulgada, manteniendo las hojas para decorar, si lo desea. Sujete las rebanadas de fresa con las hojas en el centro de cada onda con un palillo de dientes. Use el resto de las rebanadas de fresa en una ensalada de frutas o un tazón de frutas.

Coloque el tazón en un plato, llénelo con ensalada de frutas y adorne con rebanadas de fruta cortadas en corazones, X y O, si lo desea. (Family Features)

#11798
Fuente: National Watermelon Promotion Board