En el verano del 2012 Mitchell Greenberg, el rey de los  Mitchmallow participó del show de comida Taste of Queens ofreciendo su variedad de  marshmallows a miles de personas que en algún momento han tenido la urgencia de comer los dulces, ya sean asados a fuego lento en una fogata de verano o en una chimenea y los más exigentes que los prefieren en cajas especiales tipo gourmet.

La empresa de Mitchell Greenberg ha despegado en el mercado vendiendo un producto que es Hecho en Nueva York y es comercializado a través del internet y tambien de una manera mucho más convencional, frente a frente con sus consumidores, en los ‘Farmers Market” o mercados de productos naturales en los vecindarios de Brooklyn y Manhattan.

La colección de marshmallows de Mitchell Greenberg, suma los 36 sabores, no todos están disponibles permanentemente, hay una linea que va de acuerdo a las estaciones y diferentes fiestas en el año. Hay temporadas en donde aparecen los sabores de calabaza, tomate con bacon, chocolate o simplemente los de sabor regular, con una marca increíble de dulzura.

Para la temporada de otoño el preferido es el de sabor a calabaza y para el día de los enamorados los  cubiertos con pedacitos de coco tostados y dorados. Los sabores de vainilla combinado con coco, limón, sabor a banana, dulce de caramelo o de leche, frambuesas con chocolate están en la lista de la línea tradicional. En el menú más novedoso se aprecia una mezcla de colores, sabores a cerveza, las texturas tales como las  galletas y los granos de café

El orígen del marhmallow se remonta a Egipto, la extracción de la pulpa de la planta althaea officinalis combinada con miel se consideraba un dulce muy exquisito que solo podía estar incuído en el menu del faraón y su familia, pero en la realidad, en este momento la historia la escribe Mitchell Greenberg con su línea de MitchMallows produciéndolos en una cocina comunal en un centro de desarrollo económico de Nueva York.

“La idea surgió desde hace varios años, comenzó la elaboración de dulces en el 2010, en la cocina de mi apartamento donde solo podía producir pequeñas cantidades que vendía entre las amistades y en un mercado de productos naturales en el vecindario de Brooklyn” dice Mitchell Greenberg .

Luego de luchar en el espacio reducido de su cocina, de buscar las licencias necesarias para procesar los alimentos, Mitchell Greenberg se trasladó al E-space o Entrepreneur Space como se le conoce a la cocina oficial de Nueva York, en  donde se puede alquilar el espacio por horas para cocinar en cantidades industrials. En el nuevo espacio  Mitchell Greenberg utiliza las grandes estufas, hornos, maquinas procesadoras de alimentos  en grandes cantidades que son vendidas directamente o a través del internet  manteniendo la marca de calidad y el orgullo de producir sus MitchMallows en Nueva York.

 

Jacqueline Donado

Nueva York, Enero 2013