Porfirio vende minutos de celular

Porfirio vende minutos de celular

Porfirio el hombre que soñaba con viajar en un avión, confinado a una silla de ruedas y la mirada compasiva de los vecinos secuestró un avión para poder cumplir su deseo. La historia no quedó allí, de un hecho delicitivo se convirtió en un caso policial de interes para el cineasta Alejandro Landes, quien decidió hacer una película para contarle a todos la historia del colombiano que arriesgo todo para subirse en una nave áerea.

Alejandro Landes es el director de la película Porfirio que ha volado tan alto que en febrero aterrizará en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, MoMA y en marzo en el primer festival de cine colombiano en Tribeca Cinemas en Manhattan, luego de presentaciones simultaneas en varios países de América Latina.

El MoMa presenta la película Porfirio del ocho al catorce de febrero en The Roy y Niuta Titus Theaters.

La historia es dramatica, Alejandro Landes cuenta que “el 12 de septiembre de 2005, leyó un titular que se le quedó grabado: “Hombre discapacitado en pañales secuestra aeronave rumbo a Bogotá”. Tres meses después, me encontré tocando a la puerta del hombre encarcelado que la prensa había apodado como “el aeropirata”. El resto es historia.
Alejandro Landes nació en Sao Paulo Brasil, de madre colombiana y padre ecuatoriano, estudio literatura, arquitectura y economía en la Universidad de Brown y colaborador editorial del periodico el Miami Herald. Su primer documental cinematografico Cocalero, se presentó en el Sundance festival del 2007 y simultáneamente en diez países.

Su mas reciente producción es Porfirio un filme que desarrolló como becario en Cinéfondation Residence y el Instituto Sundance. La realización de Porfirio fue en Colombia y coproducida en Argentina, España, Francia y Uruguay en el 2011. Son 101 minutos de drama.

Reducido a un universo que se limita a desplazarse en pañales que se gana la vida vendiendo minutos de celular en una lejana ciudad junto al Amazonas sueña con volar, Porfirio decide conquistar los cielos sin importarle los medios para hacerlo.
Esta película nació del tiempo que pasé con él, su silla, su cama, su casa y su familia, publica Alejandro Landes. Me mudé a Florencia cinco meses y viví en los lugares y con la gente con la que quería trabajar, antes de disparar el primer fotograma.
Porfirio es un hombre reservado. ¿Quién me va a interpretar? me preguntaba, recuerda Alejandro Landes que le insitia constantemente  Porfirio.
El rodaje de Porfirio terminó en octubre de 2010, justo alrededor de cinco años después del encuentro entre el cineasta y su personaje. La película nació del tiempo que Alejandro Landes pasó con él, su silla, su cama, su casa y su familia. trabajó sólo con Porfirio, deesde el 2005 de preparación con actores no profesionales.
Un pequeño equipo, compuesto por 10 personas, venidas de Grecia, México, Colombia, Uruguay, España y Ecuador, nos permitió ser través de la ventana de su habitación y, me atrevo a decir, nosotros pudimos llegar a lo más profundo de su alma.
Porfirio Ramirez Aldana quien interpreta a Porfirio nació en en Planadas, Tolima, un pequeño pueblo en las montañas colombianas. En 1984, se estableció en Playa Rica, un caserío rural cerca de la selva amazónica, donde se desempeñó como cultivador de coca y en menor tiempo, ganadero.
Tenía tres hijos, alquilaba habitaciones en su casa por horas o noches, adquirió una taberna y una estación de gasolina, lo que lo convirtió en un hombre reconocido y rico en el pueblo. En 1991, en un fuego cruzado, fue herido por dos balas de la policía. El accidente lo dejó paralizado permanentemente. La guerrilla y los paramilitares lo obligaron a dejar atrás sus riquezas y huir de Playa Rica hacia la ciudad vecina de Florencia. Vive actualmente debajo de la línea de pobreza, luchando para sobrevivir con la venta de minutos de su teléfono celular, en un proyecto de viviendas pobres, a las afueras de la ciudad. Porfirio es el personaje de la obra de Alejandro Landes y sueña un día con ser cantante, ya voló en un avión y es el personaje de sus propios temores y deseos en la película Porfirio que en este invierno debuta en Nueva York.