LA GRAN OBRA DE GUSTAVO ARANGO

[box] Las plagas de Santa María -Un fragmento de Santa María del Diablo. El primero de agosto de 1514, Pedrarias escribió al Rey para darle cuenta de su llegada. Sin mencionar el reporte de Balboa, hizo una detallada descripción de la situación de la colonia y de la gobernación. Varios miembros de la expedición escribieron a la Corte y dijeron que el clima era pestífero y más pernicioso que el de Cerdeña. Se sentían en el infierno, y la lista de quejas era interminable. Decían que Santa María estaba en un valle profundo, rodeado por ásperos collados, por lo que sólo recibía los rayos del sol de manera perpendicular, y que aquella luz era incisiva y molesta. Se quejaban de la lluvia y los caminos pantanosos, y de los mosquitos que pululaban en las aguas estancadas. Decían que las pulgas y los sapos y otras alimañas brotaban cuando el sudor de los esclavos caía al suelo. [/box]

Portada-Santa-maria-del-Diablo-para-medios-web

En 1995, poco antes de morir, el historiador colombiano Germán Arciniegas declaró que “la historia de la primera ciudad del continente es el tema de la mejor novela que no se ha escrito”. Gustavo Arango encontró esta frase cuando ya había escrito esa novela y dice que se alegra de no haberla leído antes porque “quizá no habría emprendido esa tarea”. Pero la novela ya está escrita, su título es Santa María del Diablo, y llega a las librerías colombianas este cinco de noviembre. Cuando se le pregunta por el significado del título de Santa María del Diablo, Arango dice que se trata de un enigma que los lectores tendrán que resolver.

Fundada a finales de 1510, Santa María de la Antigua del Darién fue la primera ciudad española en el continente americano, llegó a tener más habitantes que Madrid, y estaba llamada a ser una especie de Nueva York en el Caribe. Estaba situada en la costa occidental de lo que hoy se conoce como el Golfo de Urabá. Personajes como Vasco Núñez de Balboa (el descubridor de la Mar del Sur), Pedrarias Dávila (la Cólera de Dios), Gonzalo Fernández de Oviedo (el cronista de la Corona, el Dios de las tijeras y el autor de la primera novela escrita en el Nuevo Mundo), Francisco Pizarro y Diego de Almagro (los conquistadores del Perú), y Bernal Díaz del Castillo (cronista de la expedición de Hernán Cortés), entre otros, protagonizan la historia de este pequeño imperio en la selva, que surgió y se esfumó en menos de quince años.

La historia de Santa María de la Antigua desborda los límites de la imaginación y explica en buena parte lo que ha sido Hispanoamérica desde entonces. Aquí están el deslumbramiento de los europeos con el Nuevo Mundo, el desconcierto y la aniquilación de las poblaciones nativas, la exuberancia de la naturaleza, el encuentro de culturas, las enfermedades de los cuerpos y las almas. El cielo y el infierno se juntaron en esta ciudad que fue escenario de convivencia apacible entre españoles e indios, pero también de intrigas, desafueros y grandes crueldades.

Noviembre ha sido un mes de buenas noticias para Gustavo Arango. Además de la aparición de su primera novela histórica, quedó finalista del Premio Herralde con otra novela, titulada Morir en Sri Lanka. Arango es autor de más de veinte libros de ficción, periodismo y estudios literarios. Es profesor de literatura latinoamericana de la Universidad del Estado de Nueva York en Oneonta. Fue editor del suplemento literario del diario El Universal de Cartagena y ganó el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en 1992.

Entre sus obras se encuentran Un ramo de nomeolvides: García Márquez en El Universal, que es un texto imprescindible sobre los inicios de Gabriel García Márquez como periodista y escritor. Otro importante texto suyo es la novela El origen del mundo, ganadora del Premio Bicentenario de Novela en México, 2010. Arango fue el autor homenajeado por la Feria del Libro Hispana Latina de Nueva York, en 2013.

VIDEO EN YOUTUBE