Hace 30 años, un diagnóstico de cáncer de seno era considerado prácticamente una sentencia de muerte para las mujeres, pero, desde entonces se ha progresado significativamente en la lucha contra el cáncer de seno. La reducción en mortalidad, los tratamientos menos invasivos, un aumento en la cantidad de sobrevivientes y otros avances se deben a los millones de dólares destinados a la investigación, lo que comprende una inversión de más de $790 millones por Susan G. Komen, la organización contra el cáncer de seno más importante del mundo.

Sin embargo, el cáncer de seno sigue siendo una enfermedad grave. Este año, se diagnosticarán aproximadamente 200.000 nuevos casos de cáncer de seno invasivo entre las mujeres de los Estados Unidos, y casi 40.000 fallecerán como consecuencia de dicha enfermedad. A nivel mundial, se diagnosticará esta enfermedad a 1,6 millones de mujeres, y fallecerán 400.000. A pesar de que hay mayor concienciación sobre el cáncer de seno, todavía hay muchos mitos relacionados al tema. Las mujeres deben mantenerse alertas ante esta enfermedad aprendiendo la información necesaria y entendiendo cómo pueden reducir su riesgo.

Los mitos y la realidad del cáncer de seno

Mito: Sólo tengo 35 años. El cáncer de seno sólo afecta a las mujeres mayores.
Realidad: Si bien el riesgo aumenta con la edad, todas las mujeres están en riesgo de contraer cáncer de seno.

Mito: Sólo las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de seno pueden desarrollar esa enfermedad.
Realidad: La mayoría de las mujeres que desarrolla cáncer de seno no tiene antecedentes familiares de dicha enfermedad. Sin embargo, corre mayor riesgo una mujer cuya madre, hermana o hija ha tenido cáncer de seno.

Mito: Si no tengo la mutación del gen BRCA1 o BRCA2, no desarrollaré cáncer de seno.
Realidad: Puede desarrollar cáncer de seno, aun sin la mutación del gen. Aproximadamente, entre el 90% y el 95% de las mujeres con cáncer de seno no tienen esta mutación.

Mito: Las mujeres con más de un factor de riesgo desarrollarán cáncer de seno.
Realidad: La mayoría de las mujeres con cáncer de seno no tiene factores de riesgo conocidos, excepto ser mujer y estar envejeciendo. Todas las mujeres están en riesgo.

AA023184

Mito: El cáncer de seno se puede prevenir.
Realidad: Dado que se desconocen todas las causas del cáncer de seno, no existe manera de prevenirlo.

Acciones para reducir su riesgo

El cáncer de seno no se puede prevenir. No obstante, las investigaciones han demostrado que las mujeres pueden adoptar ciertas medidas para reducir su riesgo de desarrollar cáncer de seno.

* Mantenga un peso saludable: las mujeres en período posmenopáusico y con sobrepeso tienen entre un 30% y un 60% más de riesgo de contraer cáncer de seno que las mujeres delgadas.
* Agregue ejercicio físico a la rutina diaria: las mujeres que realizan actividad física regular tienen entre un 10% y un 20% menos de riesgo de contraer cáncer de seno, en particular, en el caso de mujeres en período posmenopáusico.
* Limite el consumo de alcohol: las investigaciones han demostrado que las mujeres que tomaban de dos a tres bebidas alcohólicas por día tenían un 20% más de riesgo de contraer cáncer de seno.
* Amamante, si puede: las investigaciones han demostrado que las mujeres que han amamantado durante un año en total (tiempo combinado considerando todos los hijos) tenían menos riesgo de contraer cáncer de seno en comparación con aquellas mujeres que nunca lo han hecho.

Para obtener más información sobre el cáncer de seno y lo que necesita saber para reducir el riesgo o para encontrar recursos en su comunidad, visite Komen.org o llame al 1-877-GO-KOMEN.

Fotografías cortesía de Getty Images

#11472_SP
Source: Susan G. Komen
(Family Features)