11700_A

Es el momento del año más maravilloso y agitado. En las fiestas, todos disfrutan las reuniones con familiares y amigos. ¿Desea disfrutar de una reunión divertida y memorable sin complicaciones? Aproveche lo que ya tiene en su casa para crear el ambiente festivo. A continuación, encontrará consejos útiles y fáciles:

* Simplifique las cosas con vajilla blanca, como Mikasa American Countryside, y decore la mesa con toques de colores y texturas festivas.
* Agregue diversión a la atmósfera festiva con fuentes de color rojo brillante debajo de la vajilla blanca. Si no tiene fuentes, coloque un extremo de la servilleta de tela roja debajo de cada plato y acomode el otro extremo sobre el borde de la mesa.
* Coloque los cubiertos de Mikasa French Countryside sobre una servilleta doblada, envuelva los cubiertos con un moño rojo y decore con una ramita de acebo o cualquier otra planta verde.
* No es necesario comprar un camino para mesa costoso. Hay hermosas telas en la tienda de manualidades local: coloque un retazo en el centro de la mesa.
* Agregue color a la mesa festiva: coloque vasos con frambuesas y vino espumante o agua con gas. Durante la época festiva, reserve frambuesas congeladas en el freezer para decorar postres y agregarle un toque festivo a los tragos más simples.
* En el centro de la mesa, ubique velas, piñas y un jarrón o jarra blanca con flores de colores. Es perfecto para una reunión informal con amigos y familiares. Para obtener más ideas divertidas de decoración, visite www.mikasa.com.

11700_B

Una mesa festiva atractiva es un indicador para los invitados de que disfrutarán de una noche divertida con comida deliciosa. Cierre la noche con un postre espectacular como el pastel de queso de vainilla y naranja con remolino de arándanos y masa de jengibre. La masa de jengibre y el sencillo remolino de arándanos aportan un toque festivo a este postre que les gusta a todos.

Pastel de queso de vainilla y naranja con remolino de arándanos y masa de jengibre
Rinde: un pastel de queso de 9 pulgadas

2 tazas de arándanos frescos o congelados
3/4 taza de azúcar
1/2 taza de jugo de naranja
1/2 taza de agua
24-32 galletitas de jengibre compradas (para obtener 1 taza de migas)
1/3 taza de migas de galletas integrales
4 cucharadas de mantequilla, derretida
3 paquetes (8 onzas) de queso crema, a temperatura ambiente
1 taza de azúcar
2 huevos
1/4 taza de crema agria
1/4 taza de crema espesa
1 cucharada de extracto de vainilla
1 cucharada de jugo de naranja

En una sartén a fuego medio-alto, cocine los arándanos, 3/4 taza de azúcar, 1/2 taza de jugo de naranja y agua hasta que las frutas exploten y comiencen a desintegrarse (unos 10 minutos). Deje enfriar durante 10 minutos. Luego, en una licuadora o procesadora de alimentos, procese hasta integrar. Reserve la salsa.

Precaliente el horno a 300 °F con la rejilla en el centro. Cubra un molde de 9 pulgadas con aceite antiadherente. En una procesadora de alimentos, procese las galletas hasta obtener migas y agregue las migas de galletas integrales. Con la procesadora en funcionamiento, agregue la manteca derretida. Presione con firmeza la mezcla de migas en el fondo del molde preparado y hasta aproximadamente 1 pulgada sobre los costados del molde. Reserve.

En un tazón grande, mezcle con batidora eléctrica el queso crema y 1 cucharada de azúcar hasta integrar. Raspe los lados del tazón y agregue los huevos, de a uno por vez, batiendo bien después de agregarlos. Incorpore la crema agria, la crema espesa, la vainilla y 1 cucharada de jugo de naranja. Vierta en el molde preparado. Rocíe la parte superior del pastel de queso con 1/4 taza de salsa de arándanos preparada. Pase por la salsa un palillo, pincho o la punta del cuchillo para formar remolinos en la parte superior. Coloque el pastel de queso en la placa para horno: lleve al horno hasta que los bordes estén cocidos e inflados, pero el centro debe quedar ligeramente movedizo (unos 45 minutos). No lo deje demasiado tiempo en el horno. Apague el horno, abra la puerta lentamente y deje enfriar dentro del horno durante 1 hora. Retire del horno y deje enfriar por completo a temperatura ambiente. Cubra el pastel de queso con un paño de cocina y refrigere durante toda la noche.

Pase el cuchillo por los lados del pastel de queso, afloje y retire el borde del molde. Para cortar, sumerja un cuchillo afilado en agua caliente (no lo seque) y corte en porciones; limpie el cuchillo entre cada corte para evitar que se manche. Sirva con la salsa de arándanos restante.
(Family Features

#11700
Source: Lifetime Brands, Inc.

[box] [/box]