Por Rolando Rockoso

En un reciente encuentro de escritores, músicos, y artistas visuales organizado por la pintora Tanya Torres, conversábamos todos sentados en un círculo sobre nuestros procesos creativos. La muy animada discusión fluía libremente con el vino y la risa cuando la escritora Myrna Nieves pasó a leer una historia corta basada en un sueño. Al terminar, Myrna explicó el papel de los sueños en su trabajo literario y como ella los integra en su proceso creativo.

Fue entonces cuando sin perder tiempo y como instigador principal, aproveché la oportunidad para abrir la discusión y poner al centro la noción sobre la naturaleza y origen de la creatividad. De inmediato, el aire se cargó con una interesante expectativa. Como si todos hubiesen dicho; ¡ummm…, esto se está poniendo bueno! Pero dado a que alguien prontamente indico su rechazo a la idea de un origen trascendental, decidí usar la teoría psicológica de Freud para avanzar la discusión y hablar sobre un posible origen de la creatividad.
De acuerdo a la teoría de Freud, los sueños son la expresión del subconsciente en lenguaje simbólico.  El subconsciente, lo cual podríamos llamar la parte más profunda de nuestra computadora mental, nunca se apaga y mientras dormimos se expresa en su propio lenguaje, los sueños.  Este lenguaje está repleto de simbolismo personal, histórico, e incluso colectivo de acuerdo a Jung y otros psicólogos.
Fundamental para la interpretación psicológica es su énfasis en la necesidad de expresarnos.  En este marco, el ser humano busca expresar su realidad mental y emocional; es decir, su realidad interna. Esa realidad es expresada de diferentes maneras: en sueños, de forma verbal, y como neurosis en nuestro comportamiento entre otras. El acto y proceso de exteriorizar nuestra realidad interna, es decir, de purgarnos de nuestras emociones, es lo que Aristóteles llamo catarsis y es la base del expresionismo estético así también como de la sicoterapia.

Cabe recalcar que Aristóteles también fue un exponente de la inmanencia metafísica lo cual obviamente no es mera coincidencia.

El Expresionismo
El expresionismo estético establece que el arte crea lo que expresa y lo expresado es una experiencia imaginativa total que nace y brota de adentro.  De acuerdo a Collingwood, uno de los mejores expositores del expresionismo, la experiencia estética es una actividad autónoma y no una reacción específica a un estímulo proveniente de un objeto exterior.  El proceso creativo de expresar una emoción conlleva el sentir algo de lo cual no estamos completamente claros, la emoción no es conocida de antemano.  Solo la conocemos totalmente a través de su expresión.  La expresión concretiza la emoción y permite el reconocimiento y la plena experiencia de esta.  Pero es esencialmente un fenómeno imaginativo total y esencialmente subjetivo. Es por esto que las cosas hermosas nos tocan el corazón, no como algo externo, sino más bien con el amor que la vida siente por la vida misma.
La audiencia y el público conectan con lo expresado cuando recrean en sí mismos esa emoción y experiencia que el artista plasma.  Como dijo Coleridge, “reconocemos a un poeta cuando nos hace poetas a todos”.  Es decir, la expresión de sus emociones nos permite expresar las nuestras.  A este respecto y de acuerdo a Tolstoi, el arte es compartir las emociones, y la obra artística el medio a través del cual el artista evoca en otros el mismo sentir.
Creo que esto no sorprende a nadie.  Aunque la explicación ofrecida aquí es un poco diferente, quizás más completa o elaborada, todos hemos dicho alguna vez y probablemente usted también; el arte es una forma de expresión.  De igual forma todos soñamos, aunque frecuentemente olvidamos los sueños al despertar, y también todos en algún momento hemos sido profundamente movidos por algo hermoso.  Con esto quiero decir simplemente esto; todos somos creativos y usted también.

Usted es creativo

Todos somos creativos porque la creatividad es parte de nosotros.  El simple hecho de usted ser capaz de hablar un idioma lo demuestra. Considere por un momento; de igual forma que un pintor combina colores para crear nuevas imágenes que expresan su sentir, cada vez que usted habla, usted toma uso de palabras y la combina creando frases y oraciones nuevas que le permiten expresar lo que usted piensa y siente.  Este milagro creativo del lenguaje es en gran parte lo que nos hace humanos.
Por supuesto que algunos somos más creativos que otros,  pero su creatividad no tiene nada ver con la creatividad de otros.  No se trata de ser el mejor, el más talentoso, o número uno, aunque la televisión y American Idol le digan lo contrario.  El desarrollo de nuestra creatividad y talentos no es asunto de competencia.  Como dice el dicho, Dios creo al mundo por amor, no por ganarnos la partida.  La creatividad y la expresión propia es un proceso de exploración y auto-descubrimiento.  Como tal, se trata de ser quien somos de manera más plena y completa.  Se trata de crecer como seres humanos, desarrollar nuestro potencial, entendernos mejor a nosotros mismos, compartir nuestra visión con el mundo, y mejorar nuestra calidad de vida y relaciones con otros.

Nutra su creatividad

Si bien es cierto que algunos somos más creativos que otros, también es cierto que la creatividad necesita ser nutrida y desarrollada. La creatividad es un músculo que hay que ejercitar.  Entre más ejercita ese músculo, más fuerte se pone y más responde.  En gran parte usted desarrolla su creatividad a través del tiempo y esfuerzo que le dedique.  Es por esto que el establecer una práctica constante de una disciplina es muy importante. Por ejemplo: el comenzar a aprender un instrumento musical como el piano, la guitarra, u otro conlleva cierto grado de disciplina.  Usualmente esta envuelve el tomar clases por una hora a la semana con un maestro y practicar al menos media hora todos los días. Usted tiene que tener la dedicación y empeño para adherirse a esa disciplina.  Los escritores también establecen sus disciplinas.  Isabel Allende escribe todos los días a la misma hora en el mismo lugar se sienta inspirada o no.  Cuando la inspiración llega, simplemente llega y es bienvenida.  Pero usted no puede cruzarse de brazos a esperarla.  Establezca su propia práctica y adhiérase a ella, y no se sienta mal cuando no pueda hacerlo.  Si bien la práctica y la disciplina son importantes, también lo es la flexibilidad.  Si se cae y se sale de la práctica, retómela de nuevo cuanto antes.
Si usted ha leído hasta aquí, es porque a usted tiene interés en el proceso creativo, la sicología, el arte, o la filosofía.  Ese interés, esa curiosidad y deseo de saber más sobre algo que le llama la atención es muy importante.  Explore lo que le atrae y llama su atención.  Siga su curiosidad y su intuición.  Dese permiso a usted mismo para aprender y tratar cosas nuevas, y para ver las mismas cosas de siempre desde nuevos puntos de vista.  Su intuición es la voz de su interior guiándolo de forma no racional.  Escúchela y sígala.
Crea en usted mismo y no se deje llevar por las opiniones negativas de otros.  Continúe explorando y trabajando en su propio proceso creativo aunque falle y no consiga los resultados deseados. Frecuentemente, lo que la gente considera fallas, solo son escalones en la ruta del desarrollo creativo. En sus años formativos, Beethoven era muy malo tocando el violín y se mantenía tan ocupado trabajando en sus composiciones que desatendía su práctica musical.  Fue tanto así, que sus maestros les dijeron a sus padres que el joven sería un fracaso en la música y que era muy estúpido para ser un compositor. Beethoven sin embargo no hizo caso a eso y se concentró en su proceso propio siendo receptivo a su imaginación. El resultado fue uno de los genios musicales más grandes que el mundo a escuchado.
No sea perfeccionista.  No trate de componer la sinfonía perfecta como Beethoven, o pintar como Monet o Rembrandt.  El esperar a crear la obra perfecta en el nivel más alto para finalmente disfrutar de su trabajo y creatividad es solo una pérdida de tiempo y energía. Disfrute de su trabajo creativo y de su proceso personal a cualquier nivel que usted este. Todos podemos crear cosas hermosas y genuinas a cualquier nivel aunque tengan miles desperfectos. No se enfoque en el resultado final como la única cosa con valor.  Recuerde que de forma similar, lo que cuenta en nuestras vidas es el viaje mismo y no un resultado final. Celebre sus propios logros y su proceso personal, y de igual forma celebre a otros.
Crear es compartir nuestra propia visión con el mundo, y compartir es unirse a otros. Busque de otros que compartan el viaje con usted, apóyelos, y cree comunidad.  Tenga presente que no todos tenemos la misma visión y tampoco creamos de la misma forma. No limite la creatividad al “arte formal” solamente.  Usted puede ser creativo de muchas formas: a través de la decoración de interiores, la jardinería, trabajando con madera, cocinando, cosiendo, y de muchas otras formas.   Comparta de sí mismo y habrase a recibir de los demás. Al final de cuentas, el camino de la creación es el camino del amor, y el amor es lo único que perdura.

Algunas maneras de nutrir su creatividad:
Visite el Museo Metropolitano de Arte. El museo, uno de los más grandes de la ciudad y del mundo, ofrece giras guiadas en diferentes idiomas y enfocadas en diferentes exhibiciones y ramas del arte. La admisión al museo es una donación de la cantidad que usted quiera. Más información en metmuseum.org.

Otra alternativa relacionada a esta es el asistir a la inauguración o recepción de una exhibición artística y conversar con los artistas y otros asistentes. Más información en nymuseums.com y nyartbeat.com.

Comience un blog. Si le gusta escribir, sea ficción, poesía, o prosa, usted puede comenzar un blog de forma gratuita en blooger.com, o wordpress.com.

Únase a un grupo local. A través de toda la ciudad de Nueva York existen muchos grupos que trabajan en diferentes áreas y procesos creativos.

Usualmente estos grupos tienen programas abiertos al público. Cualquiera que sea su interés, haga una búsqueda al respecto y póngase en contacto con un grupo. Facebook.com y meetup.com son páginas donde puede encontrar toda clase de grupos.
Tome una clase en el área o disciplina de su interés. Muchas organizaciones y grupos ofrecen clases y talleres donde usted puede aprender sobre diferentes procesos creativos. Otra alternativa relacionada a esta son las clases en internet.

Algunas páginas para clases en internet son craftsy.com y universalclass.com.

Estos son algunos grupos y organizaciones que ofrecen clases y eventos:
Northern Manhattan Art Alliance – nomaanyc.org
Bronx River Art Center – bronxriverart.org
Queens Council of the Arts – queenscouncilarts.com
Harlem Arts Alliance – harlemaa.org
Art Students League of New York – theartstudentleague.org
New York Writers Coalition – nywriterscoalition.org

¿Cuál es su opinión sobre la creatividad? ¿Cómo la nutre? ¿Cuáles son sus metas creativas para el nuevo año 2014? ¿Conoce otros recursos no listados aquí? Deje un comentario y comparta con otros lectores su opinión y experiencias.

Rolando Rockoso es un músico y escritor de Nueva York.

[box] [/box]

[box] [/box]