El alcalde Bloomberg en un cuartel de policia en Brooklyn. (Foto Edward  Reede)

El alcalde Bloomberg en un cuartel de policia en Brooklyn. (Foto Edward Reede)

El porcentaje de adolescentes en la Ciudad de Nueva York que portan armas de fuego es menor que en cualquier otra ciudad grande del país, según datos de la oficina federal de Centros para Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), anunció el alcalde Michael R. Bloomberg.

El informe federal también muestra que el promedio de adolescentes que portaron armas en la ciudad cayó a una marca histórica de 2.3 por ciento, menos de la mitad que el promedio nacional de 5.1 por ciento, y una caída de 36 por ciento desde 2001.

La municipalidad también publicó un informe mostrando que el número de homicidios en la Ciudad de Nueva York durante 2012 cayó más de 19 por ciento comparado con 2011 (de 515 a 419), y que 96 por ciento de esa caída puede ser atribuida a una menor cantidad de víctimas de homicidios de origen afroamericano e hispano, comparado con 2011.  Al concluir el primer trimestre de 2013, los homicidios han caído otro 30 por ciento comparado con el año pasado, y las balaceras también han descendido en 24 por ciento.  El año pasado terminó con cifras bajas récord tanto en homicidios como en tiroteos.  El alcalde realizó el anuncio en el 81er Recinto policial en Bedford Stuyvesant, Brooklyn, donde le acompañaron líderes religiosos, comandantes y personal de la Policía, y miembros de familias de víctimas muertas por armas de fuego en la Ciudad de Nueva York.

“Los jóvenes son con demasiada frecuencia las víctimas inocentes de la violencia armada, y con demasiada frecuencia, so también los perpetradores de los tiroteos”, dijo el alcalde Bloomberg. “Es por ello que debemos seguir trabajando para sacar armas de nuestras calles, ya que, mientras más podamos hacer para mantener las armas fuera de las manos de los jóvenes, m vidas podemos salvar.  Y vemos los resultados positivos, con la mitad de adolescentes portando armas en la Ciudad al comparar con adolescentes en el resto del país”.

“La data de Centros de Control y Prevención de Enfermedades es la confirmación más reciente del éxito que hemos tenido manteniendo las armas fuera de las calles ― y aunque es muy alentador, el Departamento de Policía no tiene intención de dormirse en sus laureles”, dijo el comisionado Kelly.  “La Operación Impacto, con su actividad policial proactiva de gran visibilidad, ha ayudado a reducir la delincuencia, mientras que la atención enfocada y disrupción exitosa de rivalidades violentas de bandas callejeras logradas por la Operación Crew Cut han reducido los tiroteos y homicidios”.

El Estudio de Conductas Riesgosas de Jóvenes (Youth Risk Behavior Surveillance, en inglés) de la oficina federal de Centros de Control y Prevención de Enfermedades muestra que, comparado con otras ciudades grandes, una cantidad significativamente menor de adolescentes de la Ciudad de Nueva York portan armas de fuego; en 2011, un total de 2.3 por ciento de los jóvenes de la Ciudad portaron un arma, comparado con 5 por ciento en Dallas, 7.5 por ciento en Washington, DC y 5.1 por ciento a nivel nacional.  Esta data mantiene su veracidad en todos los sexos, donde la diferencia es más marcada: 3.8 por ciento de los estudiantes de sexo masculino en la Ciudad, 9.1 por ciento en Dallas, 12.5 por ciento en Washington DC y 8.5 por ciento a nivel nacional.  Entre las mujeres, las adolescentes de la Ciudad de Nueva York portaron armas menos frecuentemente que las de otras ciudades, y solo la mitad del promedio a nivel nacional.

Los homicidios en la Ciudad caen más de 19 por ciento de 2011 a 2012

El informe de 2012 sobre Homicidios en la Ciudad de Nueva York publicado hoy proporcionó detalles sobre la marca baja de 419 homicidios en 2012; el récord anterior era de 471 homicidios en 2009.  El número de homicidios ha caído en 19 por ciento comparado con 2011, y 35 por ciento desde el inicio de la Administración Bloomberg.  El informe puede verse en www.nyc.gov. Algunos de los hallazgos son:

  • Los neoyorquinos afroamericanos, que constituyen 23 por ciento de la población de la Ciudad, representan 60 por ciento de los muertos en homicidios
  • Hubo 96 menos víctimas de homicidios en 2012 que en 2011
  • Hubo 92 menos víctimas negras e hispanas en 2012 que en 2011
  • Casi 40 por ciento de todas las víctimas eran hombres negros de 16 a 37 años de edad
  • 16 por ciento de las víctimas de homicidios eran mujeres
  • Más de 90 por ciento de los sospechosos de homicidios fueron negros o hispanos
  • 54 por ciento de los sospechosos asiáticos y blancos estuvieron involucrados en incidentes domésticos
  • 93 por ciento de los sospechosos de homicidios eran hombres
  • 87 por ciento de los sospechosos de homicidios tenían por lo menos un arresto previo
  • Casi cuatro de cada cinco sospechosos de homicidio tenían de 16 a 37 años de edad.

Las gestiones de la Ciudad de Nueva York para reducir el número de adolescentes que portan revólveres están basadas en iniciativas policiales comprobadas y leyes estrictas de armas.  Hoy, debido a los esfuerzos de la administración Bloomberg para ayudar a aprobar una ley que creó una sentencia mínima obligatoria de 3 1/2 años por posesión ilegal de un arma de fuego, las leyes del Estado de Nueva York tienen una de las sanciones más grandes en la nación para los convictos de portar un revólver.

Otra forma en que el Departamento de Policía está logrando reducir el crimen es por medio de una iniciativa llamada Operación Crew Cut (“Casquete corto” o “corte a ras”).  El origen de 30 por ciento de las balaceras en la Ciudad de Nueva York puede hallarse en las llamadas “cuadrillas” (“crews”, en inglés).  Estas son bandas de filiación imprecisa compuestas principalmente por jóvenes adolescentes y responsables por gran parte de la violencia en y cerca de viviendas públicas y otros lugares.  Para enfrentar este problema, el Departamento de Policía introdujo la Operación Crew Cut, que incluyó la ampliación de la División de Bandas Callejeras de la institución, proporcionando recursos extra para atender situaciones en las calles de aquellos recintos policiales más afectados por las “cuadrillas”, y dedicando investigadores a revisar las redes sociales. Los resultados han sido notables, como atestiguan las reducciones en tiroteos (24 por ciento) y homicidios (30 por ciento) hasta la fecha en este año.

En el anuncio, acompañaron al alcalde Bloomberg integrantes de la Coalición de Clérigos de Brooklyn (Clergy Coalition) y neoyorquinos con familiares muertos por personas con armas de fuego.  Entre los que se unieron al alcalde en el 81er Recinto policial estuvo Dionne Gordon, cuyo hermano Maurice fue baleado y muerto frente a su hogar en Jamaica, Queens; Larry y  Renee Hill, cuyo hijo Larry, de 15 años de edad, fue baleado en la espalda en una cancha de baloncesto; Robin Lyde, cuyo hijo Benny, de 21 años, fue muerto mientras entraba a su casa en Crown Heights; Shanee Johnson, cuyo hijo de 17 años fue muerto en una fiesta en Springfield Gardens; y Denise Peace, cuya hija Zurana Horton fue baleada en el pecho y muerta mientras protegía a su propia hija de una lluvia de balas afuera de una escuela pública en Brownsville.