Crecí convencida de que mi abuelo Modesto Abraham tenía un ojo de color verde y el otro de color azul debido a que en sus épocas de estudiante leía y practicaba el violín a la luz de las velas. No había entonces corriente eléctrica permanente en Soledad, Atlántico.

Anoche al regresar a casa luego de trabajar después de cuatro días de inactividades comerciales me encontré con la oscuridad reinante producida por el huracán Sandy en Nueva Jersey. La casa estaba iluminada solo por la luz de la luna y las velas en la mesa del comedor, pensé en mi abuelo, si escribo ahora se me cambiara el color de mis ojos?

Mejor escuchar la radio. Luego de cuatro días de seguir las transmisiones de radio, de escuchar a cientos de periodistas informando desde el lugar de los hechos, de saber que Sandy ha causado tanta muerte y desolación, me acorde también de mi tía Beatriz que escuchaba todas las noche la serie de Kaliman y su amigo Solin. Era todo un ritual, el cigarrilo, la Coca-cola en botella pequeña, ella sentada en el mecedor de madera y silencio total.

La radio tiene su encanto y lo acabo de descubrir gracias a Sandy, puedo imaginar la destrucción narrada por los rescatistas y sobrevivientes de Atlantic City, Far Rockaway y la intensidad de las llamas del incendio que destruyó 111 casas en Queens, Tambien siento la angusta de miles de familias atrapadas en sus viviendas en Hoboken y Lodi.

Descubro el seño fruncido del alcalde Mike Bloomberg cuando habla sobre las operaciones de limpieza del bajo Manhattan y la prohibición a entrar a la isla los vehículos con menos de dos pasajeros sin dudar por un segundo la hecatombe que se formaba en todas las vías de acceso a Nueva York.

La radio es mágica, une los pueblos y por los mensajes de agradecimiento que escucho para el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie empienzo a verlo de otra manera, reconozco algunos valores en el hombre que no había percibido en las transmisiones de televisión o en las conferencias de prensa cuando habla tan irrespetuosamente.

Alcanzo a percibir que Curtis Sliwa, el fundador de los Ángeles Guardianes, no es tan arrogante como aparece en las trasmisiones de NY1 cuando se burla de cuanto político haya nacido en el estado de Nueva York. Por la 970 AM Curtis le dice claramente al senador Chuck Schummer si visita a Staten Island que vaya con donaciones, que no busque solamente una foto oportunidad para aparecer en la prensa local… Curtis Sliwa se escucha agresivo, directo, cuestiona las decisiones de las autoridades… y se solidariza con los damnificados y como todos nosotros cuestiona a quienes no escucharon las ordenes de evacuación.

Me pregunto si las generaciones anteriores adictas a la radio por la ausencia de la televisión y los video juegos eran mas despiertas… que pasaba con mi abuelo Modesto Abraham, por que había menos pacientes de enfermedades mentales y locura senil… la radio es mágica… despierta la creatividad!

 

JACQUELINE DONADO