11625_POEl mejor momento para tomar decisiones sobre la atención de largo plazo es mucho antes de que se necesite. Una enfermedad o lesión inesperadas pueden forzarlo a usted o a un ser querido a tomar decisiones precipitadas.
La atención de largo plazo es un conjunto de servicios y atención para las personas que no pueden realizar Actividades de la Vida Diaria (AVD). Se trata de actividades de cuidado personal, como levantarse de la cama, caminar, bañarse, vestirse, comer y controlar esfínteres. Aproximadamente el 70% de las personas que cumplen 65 años podría esperar usar servicios de atención de largo plazo a medida que envejecen. Los expertos alientan a los mayores de 50 años a que se tomen el tiempo, mientras lo tienen, de investigar opciones y tomar decisiones importantes. La planificación de la atención de largo plazo significa desarrollar una estrategia personal ahora sobre cómo deberían manejarse las cosas más adelante cuando usted o un ser querido necesiten la atención. Los siguientes son algunos puntos importantes a tomar en cuenta:

Permanezca a cargo
Una parte importante de la planificación de la atención de largo plazo es definir cómo le gustaría que se manejen las cosas. Una buena forma de mantener el control es expresar claramente las preferencias sobre cómo debe manejarse cualquier caída en las actividades diarias, qué recursos financieros están disponibles y quién debe brindar la atención necesaria. Todos los adultos mayores de 18 años deberían firmar documentos legales que designen a una o más personas para que tomen decisiones médicas y financieras por ellos en el caso de que ya no puedan tomarlas ellos mismos. El sistema judicial debe designar a una persona para que tome decisiones por los adultos que pierden la capacidad de tomar decisiones antes de firmar estos documentos. Un abogado también puede preparar un documento de instrucciones anticipadas: conjunto de instrucciones escritas que detallan qué tipo de atención médica desea recibir y cuál no.

Vivienda
Quienes prefieren quedarse en casa todo el tiempo que sea posible también deben preparar un plan, y considerar hacer modificaciones según sea necesario. Suelen hacerse modificaciones a la casa para permitir que las personas puedan cuidarse solas todo cuanto sea posible, y para ayudar a evitar una caída. Evitar una caída puede ayudar a retrasar o evitar la necesidad de atención de largo plazo. Las modificaciones típicas incluyen ensanchar los marcos de las puertas, agregar rampas para sillas de ruedas, mejorar la iluminación, instalar elevadores de sillas en las escaleras, instalar sistemas de alerta médica y agregar barandas o agarradores de seguridad. Un tema importante para cualquier persona que planea quedarse en su casa es asegurarse de que el baño sea un lugar seguro. Idealmente su residencia debería maximizar su capacidad para seguir haciendo las actividades de la vida diaria, y ayudarle a evitar una caída.

Atención primaria
Mantener una buena relación con un médico de atención primaria es clave. Los controles regulares pueden favorecer el diagnóstico temprano de cualquier deterioro mental, físico o emocional. Sea sincero y abierto sobre los síntomas, hábitos diarios y cambios en el apetito. Asegúrese de que un médico de atención primaria revise todos los medicamentos. El manejo continuo de los medicamentos es una parte importante de mantenerse saludable y evitar una caída.

Cuidados de familia
Los miembros de la familia (a quienes no se les paga) suelen ser la fuente más común de ayuda de atención de largo plazo. Pero es posible que no puedan proporcionar toda la atención que usted necesita, o que no puedan estar ahí todo el día. Si su idea es depender de los miembros de la familia para los servicios de atención de largo plazo, inclúyalos en su plan. Asegúrese de que estén dispuestos y disponibles para cuidarlo.

Atención paga
Como parte de su plan de atención de largo plazo, busque servicios de atención en su área, lo que incluye proveedores de atención a domicilio y centros de cuidados de personas de la tercera edad. Averigüe sobre buses para personas de la tercera edad, Meals on Wheels y otros servicios de bajo costo que se ofrecen en su comunidad. Varios tipos de vivienda vienen con servicios para personas que no pueden cuidar de sí mismas en un 100% debido a la edad avanzada o alguna discapacidad.
—La vivienda pública está disponible para personas de la tercera edad y discapacitadas cuyos ingresos son de bajos a moderados.
—Los hogares de vivienda asistida son centros de vivienda colectiva que ofrecen vivienda y ayuda con las actividades diarias y otros servicios, como alimentos. Por lo general, no ofrecen atención médica.
—Las comunidades de retiro con atención continua para personas de la tercera edad ofrecen diversas opciones de vivienda, como unidades de vivienda independientes, hogares de ancianos y de vivienda asistida, todo en el mismo lugar.
—Los centros para la tercera edad u hogares de ancianos son la opción que incluye más servicios, pues se ofrecen servicios de enfermería y terapias según sea necesario.
Tómese el tiempo para familiarizarse con las diferentes opciones de su área. Pida recomendaciones a la familia y los amigos y aproveche la información disponible en Internet. Visite www.longtermcare.gov para obtener más información sobre cada tipo de vivienda y los costos asociados a la atención de largo plazo. Su oficina local de Area Agency on Aging también ofrece una lista de recursos disponibles para los adultos mayores de su área.

Tener resuelto y definido su plan de atención de largo plazo para evitar confusiones y dudas puede ser el mejor regalo para sus seres queridos y para usted mismo.
Para obtener más información, visite www.longtermcare.gov.
(Family Features)
Fotografía cortesía de Getty Images